Espío a mi madrastra en la ducha y le como el coño

El otro día estaba espiando a mi madrastra en la ducha, una morena de tetas enormes que me tiene palote todo el día, y mi sorpresa fue inmensa cuando, en lugar de cabrearse, me puso la cabeza entre sus piernas y le comí el coño antes de follármela.