Esta madurita rubia llevaba tiempo sin ver un pollazo

Esta madurita rubia llevaba mucho tiempo sin ver de cerca un pollazo tan grande como el que ahora tiene delante. Todo cambió cuando el amigo de su hijo llegó a casa con la intención de darle marcha a su cuerpo y ella cayó rendida a sus pies. Le hizo una mamada y luego se dejó penetrar.