La hija reconforta a su madre

La joven rubia se ha encontrado a su madre muy triste en la cama, y es tan buena hija que con ánimo de reconfortarla y hacerla sentirse mejor, se va acercando cada vez más y con intenciones cada vez menos puritanas… La besa y le acaricia las tetas hasta que logra desnudarla y comerle el coño. Tras un polvazo lésbico como este seguro que ya ni recuerda por qué estaba tan triste.