Nunca pensé que podría follarme a mi abuela

Mi abuela ha ido a buscarme para llevarme a su casa. Allí no se le ha ocurrido otra cosa que probarse un nuevo conjunto de lencería y enseñármelo, sin pensar en lo que hacía a mis pobres hormonas revolucionadas. Nunca había pensado en follar con la abuela pero lo cierto es que ella parecía encantada con la idea.