Una enfermera le come el gran rabo a su paciente

Esta enfermera vive en un estado de cachonda mental todo el día, y cuando se encuentra con un paciente como este en su consulta, un negro con un enorme rabo, no puede evitarlo. Siempre acaba comiéndoles la polla y follando como si no hubiera un mañana. Menos mal que aún ninguno la ha rechazado…