Una vieja paga en carnes a los electricistas

Esta vieja está muy salida y no le importa pagar con sus propias carnes a los dos electricistas que están trabajando en su casa. Cuando terminan de trabajar, ella les ofrece sus pechos, les come la polla, y acaban haciendo un trío que ella no olvidará jamás.