Una vieja se escapa del asilo y va en coche con un desconocido

La vieja no aguanta más y se escapa del asilo. Después de caminar sola un buen rato, cansada, espera por alguien que quiera llevarla en su coche y se encuentra con un chico muy amable que parece buena persona. Resulta ser un aprovechado que la obliga a comerle la polla si quiere seguir en el coche y al final, en un lugar apartado, se la folla, sin importarle que puedan verlos o la edad de la señora.